El Zika es un virus que constituye una emergencia a nivel mundial. Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), ocho países han experimentado diferentes casos de este virus. Estos son: Brasil, Venezuela, la Polinesia, Colombia, Surinam, Honduras, el Salvador y Martinica. La OMS advirtió la expansión del virus por lo que algunos países establecen algunas recomendaciones para los viajes a zonas afectadas.

Las personas embarazadas no tienen prohibido viajar a estos lugares, pueden hacerlo teniendo en cuenta las medidas de prevención para evitar la picadura del mosquito transmisor del virus. Pero es recomendable que intenten aplazar el viaje ya que si el mosquito llegase a picar a las mujeres embarazadas, podría causar microcefalia en los recién nacidos.

Una picadura letal

Debido a que no existe una vacuna para prevenir el virus, lo más importante es evitar la picadura. Para ello, es recomendable usar pantalón largo, camisas de manga larga, calcetines largos y zapatos cerrados, cubriendo un gran porcentaje de la piel. También es recomendable usar repelentes para la piel y en las noches es de importancia dejar el aire acondicionado encendido a nivel bajo durante la noche, ya que los mosquitos suelen evitar climas frescos.

Las mujeres que planean estar embarazadas es recomendable que hablen con el médico antes de realizar el viaje. El Ministerio de Sanidad recomienda a estas mujeres, al igual que las embarazadas, que posponga su viaje. Las mujeres en estado de embarazo que ya viajaron a una zona de riesgo, es recomendable que visiten su médico incluso si se siente bien. Si la mujer presenta síntomas de poseer el virus días después de volver del viaje, deberá dirigirse inmediatamente a un hospital.

Si las personas contagiadas con el virus estando en cinta, deberán someterse a exámenes de orina y sangre para confirmar la infección. En caso de que los resultados sean positivos , se les realizarán ecografías constantemente con el fin de controlar el desarrollo del feto.